LA VENTAJA DE IRSE HACIENDO VIEJ@

Porque cumplir años es algo más que envejecer (que podemos hacerlo maravillosamente bien) y porque nunca se sabe lo que puede pasar mañana… La vida hay que vivirla dando el 100% de ti y para ti.  

Y ¿Cómo está eso de dar el 100%? pues más sencillo de lo que parece, para mí solo hay un “truco”…




SER TU MISMO

Yo no soy ejemplo a seguir de nadie pero sí que intento llegar cada día a ese 100%.   ¿Como? 
Disfrutando de mi familia, de mis amigos y de mis libertades…  y no doy explicaciones ni me justifico ante nadie, opino siempre lo que siento y RESPETO a cada uno en su manera de ver la vida.    Si a alguien puedo ayudar ahí estoy y si alguien no me cae bien me aparto… 



Además del carácter que cada uno tenemos; más o menos tímido, demasiado lanzad@ o bromista, hay etapas por las que todos pasamos y que nos crean cierta inseguridad.  Normalmente, esto sucede en la adolescencia o cuando tenemos una mala racha, pero pasado ese periodo, la vida debería convertirse en “sencilla” (¡¡¡vaya cosa ha dicho la rubia!!!)



Todos conocemos a alguien que a veces se guía más por el "que dirán", por la “obligación moral” o por el “no puedo o no debo hacer esto por…”  ¿Por qué? ¿Quién ha marcado las normas?


Mientras no hagas daño a nadie (aunque a veces nuestras decisiones pueden afectar negativamente a los demás) y respetes a todo el mundo como quieres que te respeten a ti, puedes hacer que tu vida empiece a ser más “sencilla”, además los problemas siempre vienen solos así que, ¿Para qué “salir a buscarlos”?






Está claro que me encantaría quitarme esos kilos que me sobran, que a veces me levanto y no me “encuentro”, y que hay decisiones (buenas o malas)  que por un motivo u otro no he querido tomar y voy dejándolas en el bolsillo... pero siendo consecuente con todo esto y sacando y metiendo del bolsillo lo que realmente quiero hacer… puedo afirmar que me GUSTO (y me gusto mucho) y ni quiero ni tengo que impresionar a nadie.  


No quiero parecer “prepotente” ni ególatra, pero creo firmemente que  para ser feliz debes hacer lo que en cada momento te pida el CUERPO.  A veces el pulso lo ganará el cerebro y otras el corazón, pero al fin y al cabo es  “tu cuerpo” el que decide.





Así que coge papel y lápiz (o el móvil u ordenador), anota que es lo que quieres hacer en tu día a día para ser un poquito más feliz y lánzate a por ello... si esto no te convence improvisa, déjate llevar por lo que sientas y así disfrutaras de esta loca aventura que es vivir.



Un beso,



Comentarios

  1. Cómo me gustó este post!! Muy sentido y sincero,como tú eres, mi hija duerme así que puedo entretenerme y comentar.besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario