LO QUE NO LES PASE A LAS PATAS...



Había una vez cuatro amigas, que un sábado noche se fueron a cenar y tomar unas copas a un lugar muy chulo llamado ISLA MARINA, celebraban el cumpleaños de una de ellas...  Tras una cena deliciosa y una copa, decidieron irse a otro sitio a continuar la fiesta.  



Así que subieron al coche y se pusieron en camino.  A unos 100 m del parking, de repente..... un chaval, de un grupito de muchachos que se acercaban andando, se para justo al lado...

Se acerca a la ventana trasera del lado del copiloto, con cara de sorprendido no deja de hacer gestos señalando la puerta...

El chico insiste!!

El chico no se rinde.... y continua cada vez con más cara de circunstancia...
Tras unos minutos de conversación absurda de parar o no parar... Christelle acelera el coche y salimos de allí...
A unos 200m....

Y... efectivamente llevábamos algo colgando... 


Llevábamos el parasol enganchado a la puerta.... nosotras muertas de risa, por supuesto, pero el chaval pensaría... "¡Serán creídas las tías estas!"


¡¡¡Buen fin de semana!!!!





Comentarios

  1. Me encanta esta historia cuanto mas la recuerdo mas me río...........jajajajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario